Sociedad. Algunos consejos para ser más productivo en el trabajo

0
161

La productividad en el trabajo es el rendimiento eficiente de los empleados, que se traduce en la cantidad de bienes materiales producidos en un tiempo determinado. De esta forma, es bueno contar con una guía para mejorar el rendimiento dentro de la empresa mediante simples y pequeños cambios en la rutina diaria.

¿Es posible ser más efectivo y productivo en el trabajo? Siempre hay formas de aprovechar mejor el tiempo en la oficina y gracias a Internet, existen hasta herramientas online para aumentar el rendimiento de cada elemento de la compañía durante la jornada laboral y de esta forma, cumplir todas las tareas sin afectar el entorno. ¿Cuáles son estas herramientas? A continuación, algunos consejos y métodos para ampliar el desempeño laboral de cada pieza de la organización, sobre todo el personal.

Los siguientes tips podrían ser de gran ayuda para resaltar dentro del equipo de trabajo si es que se busca un ascenso y por eso, es recomendable aplicarlos de forma personalizada en la vida profesional.

1. Planifique su jornada diaria: Esto es importante y significa hacer una lista de tareas que debe ejecutar a diario. Antes de empezar el trabajo, anote y organice las tareas para que sean más fáciles de cumplirlas. Si es posible, defina horarios. Se deben establecer metas para estar “obligado” a realizarlas.

2. Enfocarse en una tarea específica: Muchas personas cometen el error de hacer tareas al mismo tiempo, lo cual no resulta efectivo. Por eso, es recomendable enfocarse en una sola siguiendo el listado que se hizo apenas se llegó al centro de trabajo. Un consejo es ir tachando o borrando los pendientes que ya se hizo. Esto ayudará mucho, ya que muchas veces cuando el cerebro se concentra en varias tareas, termina por olvidar algo.

3. Tener un bolígrafo y libreta en su escritorio: Cualquiera que sea el cargo en que se desempeñe, puede tener un jefe que lo llame para asignarle algunas tareas adicionales. Por eso, es bueno contar con estos dos objetos para anotar todo lo que se indica para no olvidarlas. Sin duda, para cualquier jefe es gratificante que sus empleados cumplan responsablemente sus tareas sin tener que repetirlas.

4. Dedicar tiempo para uno mismo durante el día: El trabajo diario es un aproximado de 9 horas diarias, 45 semanales, y el cuerpo necesita parar por ratos para relajarse. Muchas veces se mezcla la vida laboral con la personal, y para evitarlo es recomendable determinar algunas actividades propias como realizar llamadas, evitar mails, ver las redes sociales, salir a fumar un cigarro, o aprovechar el área de esparcimiento (si es que lo hay). Sería bueno hacer algunas de estas acciones para volver al trabajo y aumentar la concentración para el resto del día.

5. Definir lo urgente y lo importante: Debe saber que estas palabras son diferentes. Una cosa es tener algo urgente porque se olvidó hacerlo debido a un problema, pero no quiere decir que sea lo más importante. Antes de hacer una cosa, piense qué tan importante es. Diferenciar estos términos es de gran ayuda, pues lo importante debe predominar y lo urgente lo puede delegar.

6. Aprender del jefe: El jefe también es un líder y por haber llegado a ese puesto debe ser un excelente profesional. Siempre es bueno aprender de los mejores, y si es necesario, analizar su manera de trabajar. Esto lo convertirá en mejor profesional para ocupar un cargo como el suyo en un futuro próximo. ¿Cuáles cree que son los puntos claves para llegar a donde está? Sería ideal encontrar una respuesta a esta pregunta para que lo aplique a su manera. Encuentre un modelo a seguir.

7. Aprender a delegar: ¿Trabaja con un equipo importante? Es muy transcendental confiar en ellos y saber delegar tareas para que la productividad cumpla el objetivo. Muchas personas cometen el error de estar pendientes de todo, perjudicando el avance y teniendo resultados irregulares. Lo valioso no es controlarlo todo, sino confiar en los demás y saber que ellos también poseen habilidades y capacidades para hacerlo bien. Recuerde que no es un jefe, sino un líder y su trabajo es supervisar, liderar, ayudar y confiar en los compañeros.

8. Evaluar los buenos y malos resultados que obtenga en el trabajo: Siempre es bueno hacer una autoevaluación y esto significa potenciar los aciertos y mejorar los errores laborales. Es muy importante que un trabajador tenga la capacidad de aprender de los fracasos y mejorar en el tiempo.

9. Respete los horarios, no los lleve a casa: Tiene una cantidad de horas para aprovechar al máximo la jornada laboral, sin embargo, una mala organización en el tiempo nos lleva a acumular tareas que causan retraso. Si está entre los que debe elaborar o presentar informes semanalmente, no deje todo para el final cuando el trabajo va a ser el doble. Siempre piense a largo plazo y dedique un tiempo a realizar tareas que más adelante se pueden ir acumulando y afectando su trabajo.

10. Evite las distracciones: Por ser la última no quiere decir que sea la menos importante. Día a día nos vemos rodeados de múltiples variables que pueden afectar nuestro rendimiento en el trabajo. Las redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram son muy útiles, pero de preferencia el uso puede ser en horas de almuerzo. También puede elaborar un Playlist de su preferencia, para evitar buscar una canción cada 3 o 4 minutos.