OPINIÓN. Todos seamos contralores (Por Johan Cano Valencia)

0
305
(Imagen tomada de internet)

Los últimos escándalos, en los que se vio envuelto el contralor Édgar Alarcón, pusieron en evidencia la terrible ola de corrupción que se vive en nuestro país. Después de diversas acusaciones, el país vio con pena como La Contraloría de la República, que se suponía era la institución encargada de velar por la honestidad y transparencia del país, estaba plagada de irregularidades.

Sin embargo, afortunadamente, las cosas en el mundo actual están cambiando. El acceso a la información y las nuevas tecnologías han hecho que ahora todas las cosas sucias se sepan mucho más rápido que antes y de forma innegable. En estos tiempos es mucho más sencillo denunciar los abusos y los atropellos, pues la mayoría de peruanos cuenta con nuevas y fáciles herramientas para hacer videos y audios. Hoy en día, poner en evidencia los actos ilícitos que suceden en nuestra sociedad es sencillo.

Con las redes sociales, hemos entrado en una etapa de democratización de la información. Estas han permitido que todos puedan hacer oír su voz a través del espacio virtual, y de forma masiva. Ahora, todos somos periodistas y también todos podemos ser contralores. Ya no hace falta tener influencias en los canales de televisión o tener acceso a un medio periodístico. Basta con hacer un video y subirlo al ciberespacio para que, si es algo flagrante, en unas cuantas horas se masifique y terminen viéndolo hasta en la china.

Muestra clara de esto son los diversos videos que saltan de las redes sociales a los noticieros. En los últimos días, son varios los ejemplos que podemos dar. Uno de los más evidentes fue el de un usuario de Facebook que utilizó su cuenta para denunciar a una conocida entidad financiera (a quien llamó Scoriabank) por haber cometido una serie de abusos e irregularidades. El video se hizo viral en solo unos días y ahora cuenta con más de 60 000 reproducciones. Sin duda un terrible golpe de publicidad negativa para la empresa en cuestión.

Tenemos que emprender una lucha por adecentar este país. No caigamos en la inacción. Si nos quedamos de brazos cruzados, solo permitimos que las malas acciones terminen destrozando los pocos logros que como país hemos alcanzado. Recordemos que la República, en su sentido original (res: cosa y pública: del pueblo), nos pertenece a todos y todos somos los encargados de defenderla. Solo así podremos luchar contra la corrupción y la impunidad que en los últimos años se instauró en el país y que encontró en la clandestinidad y el anonimato su mejores  aliados.

Artículo escrito por Johan Cano Valencia, licenciado en Literatura y Lingüística (UNSA), candidato a magíster (UNMSM), editor de la sección de Cultura de HBA Noticias, columnista del diario Sin Fronteras y profesor de secundaria.