OPINIÓN. Problemas en el fujimorismo (Por Johan Cano Valencia)

0
362
(imagen tomada de Internet)

El día de ayer, en un programa periodístico, se puso en evidencia un vergonzoso audio de la congresista de Fuerza Popular, Yesenia Ponce. En él la congresista acusa a la lideresa del partido naranja, Keiko Fujimori, de querer entorpecer la labor del ejecutivo con el único fin de desprestigiar al presidente. Al parecer, a Keiko no le interesa si miles de peruanos se perjudican con la paralización de proyectos de inversión con tal que el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski no salga adelante.

Por fin una evidencia que muestra de forma clara de que el fujimorismo es un partido simplón y oportunista que ve en la política una forma de llenarse los bolsillos y de alcanzar el poder. Lo peor de todo es que, a pesar de todos los ridículos políticos que dicho partido ha conocido, aún cuenta con el apoyo de una gran cantidad de peruanos que se niegan a ver los hechos y que persisten en una ceguera mental terrible.

Que este audio se haya hecho público, representa una nueva oportunidad para quitarse la venda de los ojos y apartarse de una vez por todas de esta mafia política que actualmente viene entorpeciendo al país y generando solo retraso. Ojalá que a partir de estos nuevos hechos, si quiera por algo de vergüenza, los fujimoristas empiecen a ceder un poco y colaboren con la gobernabilidad del país.

Ahora nos queda estar bastante atentos. El hecho de que Keiko haya querido desestabilizar al gobierno podría obedecer a un intento por hacerse con el poder a la fuerza. No sería nada raro que la hija de Alberto Fujimori pretenda llegar al sillón presidencial a través de un golpe de Estado alegando ineficiencia del ejecutivo.

Afortunadamente, la grabación que fue mostrada cambió las cosas, probablemente, de forma histórica. Ahora lo que se viene es una crisis en la bancada de Fuerza Popular que, suponemos, empezará con la expulsión o el castigo a Yesenia Ponce y continuará con la moderación de las presiones hacia el gobierno. Esto sumado a las constantes críticas que hace el propio Kenji Fujimori podría generar un cisma para las próximas elecciones presidenciales. Así, las pugnas en el fujimorismo por el poder podrían terminar debilitándolo.

Lástima que la irresponsabilidad e ignorancia de la población sea la responsable de haber llevado al poder a esta retahíla de gánsteres políticos que solo quieren aprovecharse del país y que ven en la política cualquier cosa menos una vocación de servicio. Ojalá que para las próximas elecciones no pase lo mismo.

Artículo escrito por Johan Cano Valencia, licenciado en Literatura y Lingüística, editor de la sección de cultura de HBA, columnista y profesor.