OPINIÓN. Las meninas: Un libro sobre el poder femenino (Por Urpi Jara Neira)

0
261

“Orenid”. Busqué el vocablo en el diccionario. Nada. Únicamente Ana Clara me pudo sacar de la duda luego de que Lorena mencionase esta palabra tantas veces. Ana Clara me reveló que Lorena la suele decir al revés para tener suerte. Me doy cuenta de esto muchas páginas más delante de la historia.

Las meninas es una novela de Lygia Fagundes Telles, que le ha valido comentarios elogiosos y el Premio Coelho Neto de la Academia Brasileña de Letras. El libro profundiza en la personalidad de tres mujeres jóvenes, cada una monologando durante la historia da a conocer su pasado, sus ideas con respecto al presente y sus sueños futuros.

Todas con personalidades complejas y, sobre todo, distantes entre sí. Lorena tan delicada y fina, apasionada por la música y poesía, cuidadosa de su aspecto exterior, metódica y enamorada de M.N., un hombre casado que la mantiene en vilo, haciéndola esperar la llamada definitiva.

Por otro lado, si hablamos de Lía encontramos a la mujer que detesta el sistema, la que lucha en contra de la dictadura y no para de reprochar a Lorena su manera burguesa de vivir; pertenece a la izquierda y, al contrario de sus dos amigas, es desaliñada.

Ana Clara, en cambio, es el personaje más complejo desde el punto de vista psicológico. Es drogadicta y tiene muchos conflictos existenciales que acarrea de una niñez infeliz y los abusos del doctor Algodoncito. Cifra su felicidad en un matrimonio ventajoso que le brinda la falsa idea de que tener tanto “orenid” arreglará su vida. Compone su pasado con mentiras, sobrevive su presente mediante mentiras y cimenta su futuro con mentiras.

Las tres poseen personalidades diferentes: la más egocéntrica es Ana Clara, Lorena es la soñadora y Lía la más sensible. Viven protegidas en el Pensionado Nuestra Señora de Fátima. Ahí irán entrelazando sus historias con los reproches de una hacia la otra, mostrando la gama de ideas que tienen como base su origen diferente y condición social. Lorena, por ejemplo, tiene más tiempo y condición para fantasear con el amor imposible y la búsqueda de una seguridad en el lugar equivocado, en su habitación de princesa y los recuerdos trágicos de Rómulo y Remo. Los sueños de Lía, en cambio, son la novela escrita y hecha tiras, su preocupación por el pueblo y las ideas revolucionarias que constantemente son criticadas por sus compañeras hacen de ella un personaje con una fuerte carga política. Ana Clara, por otro lado, es el personaje que más divaga entre una y otra cosa en su monologo, cambia de tema con facilidad y a menudo saltan palabras que parecerían deshilvanadas de la narración, y, sin embargo, ayudan a explicar su estancia en el Limbo.

Definitivamente Las meninas es una novela de fuerte carga femenina en la que discurren tres voces con personalidad propia, marcadas cada una por la situación en la que se ha ido desarrollando su existencia. Es en ese feminismo en el que debemos enfocarnos, la mujer tiene derecho a ser, sin vivir sujeta a los patrones que nos dicta la cultura patriarcal. Es la libertad a lo que está llamada la mujer, sin tener que pasar siempre por un tamiz tan fino. A veces me pregunto si existe una sola mujer que pueda alcanzar el modelo estipulado.

En Arequipa hay algunas instituciones feministas que buscan empoderar a la mujer arequipeña y pensar en ella como un agente político que necesita formación. En Facebook se encuentra la asociación Colectiva AQP Feminista Arequipa, que constantemente pone a nuestro alcance información relacionada con la defensa de la igualdad de género y los derechos de la mujer. También se encuentra la Escuela Política Feminista ÁGORAFEM quienes el pasado 9 de julio terminaron su primer módulo, en medio del debate y cuestionamiento del sistema patriarcal. El sábado 15 de julio ÁGORAFEM empezó el segundo módulo.

Es un hecho que la mujer arequipeña todavía libra una gran lucha para deshacerse de todos los prejuicios que dominan nuestra sociedad conservadora, pero es un gran paso que poco a poco se vayan formando y alimentando este tipo de instituciones.

 

Escrito por Urpi Nelly Jara Neira (Arequipeña, 28 años, egresada de la Escuela de Literatura y lingüística, fue profesora en UTP. Actualmente estudia una Maestría en Análisis del Discurso)