OPINIÓN. La mujer en la sociedad peruana actual (Por Valeria Álvarez)

0
150

El colectivo “Ni Una Menos” está convocando a una nueva movilización nacional este 25 de noviembre, en protesta porque los casos de feminicidio y de violencia hacia la mujer no disminuyen.

Cada día son más y más comunes los casos de feminicidio y violencia hacia la mujer. Esto se da porque vivimos en una sociedad machista, “Las mujeres son agredidas porque lo permiten.”, “Ellas están provocando.”. No es culpa de las mujeres, es culpa de la sociedad retrógrada y, me atrevería a decir, cavernícola en la que vivimos.

En este país ninguna mujer puede ponerse una falda alta o un pantalón ajustado, salir a la calle y no recibir algún piropo subido de tono que, además de faltar el respeto agrede psicológicamente, caso contrario, como países europeos, no sucede esto, las mujeres pueden ponerse la ropa que deseen y caminar tranquilas por la calle, porque saben que nadie les faltará el respeto.

¿Por qué sucede esto en el Perú? Pues por la educación que reciben en sus casas, “la familia es la célula de la sociedad” y si en casa nos enseñan que sólo las mujeres deben cocinar y encargarse de los quehaceres del hogar, de los hijos y demás, todos viviremos con esa idea estúpida en la cabeza.

Mujeres exitosas en este mundo hay muchas. Tenemos miles de ejemplos, desde grandes empresarias hasta grandes políticas, pasando por escritoras y deportistas. Las mujeres hemos demostrado ser capaces y autónomas. Incluso hay estudios que dicen que las mujeres tenemos cierta capacidad de poder organizarnos y organizar a los demás.

Esa capacidad de poder hacer muchas cosas a la vez, un gran ejemplo sería una madre de familia que trabaja, por las mañanas prepara el desayuno, el almuerzo y despacha a sus hijos al colegio, se prepara para ir a trabajar y hasta deja la casa limpia, admiro esa capacidad de las mujeres para poder realizar muchas actividades a la vez y hacerlas bien.

Volviendo al tema del hogar, si en casa nos enseñan que el hombre es el “jefe” de la casa y que está por encima de la mujer, nos lo vamos a creer, por muy falso y tonto que esto sea, ¿Por qué un hombre sería superior a una mujer? Si somos iguales, tanto los hombres como las mujeres tenemos dos piernas, dos brazos, dos ojos, dos orejas, un corazón, un cerebro y etcétera. Entonces, ¿por qué un hombre sería superior a una mujer? ¿Tienen algo de más? En casa nos enseñaron que las mujeres son delicadas y tomamos como sinónimo de delicadeza la debilidad, cuando esto no es así. Puedes ser una mujer muy delicada y a la vez ser la campeona nacional de box. Ser delicada no es ser débil.

Otro ejemplo de que las mujeres son valientes sería el de algunas madres solteras que hay en este país y que de una u otra manera supieron sacar a su familia adelante, madres que luchan por sus hijos, que son padre y madre a la vez y que en muchos casos resultan ser mejor que eso.

Entonces, estos problemas de violencia contra la mujer surgen del hogar, señores, entiendan, las mujeres y los hombres son iguales. Las mujeres pueden ser independientes, fuertes, valientes y todo lo que se propongan ser. Para reducir el nivel de violencia contra la mujer y feminicidio debemos partir por entender que todos somos iguales, nadie es más que nadie, nadie es más fuerte ni inteligente que nadie, nadie depende de nadie.