OPINIÓN. ¡Fujimori libre! (Por Fernando Taco Mendoza)

0
217

Como el cobarde, traidor y mentiroso que es, Pedro Pablo Kuczynski, no mucho después de salvarse de la vacancia gracias a los votos de 10 congresistas de Fuerza Popular, decidió concederle el indulto a Alberto Fujimori Fujimori, expresidente, exdictador, golpista, asesino, secuestrador, a las seis de la tarde del 24 de diciembre del presente año.
La liberación de Alberto Fujimori, a pesar de realizarse en vísperas de Navidad, no pasó desapercibida. Esa misma noche, Nochebuena, se convirtió en noche de protesta. Miles de ciudadanos salieron a las calles a nivel nacional a manifestar su rechazo contra la decisión del presidente. Entre las personas que marcharon se encontraban, por su puesto, deudos de los que fueron mandados a ser asesinados por Alberto Fujimori en las masacres de La Cantuta y Barrios Altos.
Al día siguiente, el 25 de diciembre, las protestas no cesaron; tardíamente, el presidente se dirigió a la población peruana mediante un vídeo. Con fondo oscuro, la cara enrojecida y leyendo el mensaje desde una laptop, PPK nos dijo, entre otras cosas, que los jóvenes somos unos resentidos, que debemos “pasar la página”, que lo que Fujimori cometió fueron “excesos” y “errores”. Palabras desatinadas que enfurecieron más a los que consideramos que mandar a matar no son ni excesos ni errores, son crímenes que atentan contra los derechos humanos.
Luego, el 26 de diciembre, Alberto Fujimori echado en su cama de hospital pero sin ningún problema de salud aparente que justifique el indulto humanitario, envió un mensaje a los peruanos. El exdictador dijo que es consciente de que su gobierno defraudó a algunos compatriotas, que a ellos les pide perdón de todo corazón, que está agradecido con el presidente por darle el indulto. Las palabras de Fujimori no tuvieron gran acogida.
A estas alturas lo cierto es que la decisión tomada por PPK ha sido recibida con bastante rechazo por parte de la población y del propio gobierno. No es de extrañar que varios congresistas y funcionarios hayan renunciado, unos a su bancada y otros a sus cargos. Entre ellos está Alberto de Belaunde, Vicente Zeballos, Gino Costa, Salvador del Solar, quien le dijo adiós al Ministerio de Cultura. Las protestas y marchas tampoco han cesado, al contrario, han aumentado. Todo parece indicar que el jueguito por quedarse en el poder le va a costar caro a PPK. Después de todo, es evidente que esto se trata de un intercambio de favores, de regalos. Mi estancia en la presidencia por la liberación tu padre. Esa fue la jugada de nuestro “presidente de lujo”, de esas jugadas que suelen ocurrir en Perú.