OPINIÓN. Feminicidio y violencia contra la mujer en el Perú (Por Fernando Taco)

0
288

Cindy Arlette Contreras Bautista, abogada, 25 años. Su pareja, Adriano Manuel Pozo Arias, 24 años, hijo de un regidor de la Municipalidad de Huamanga, nunca terminó la carrera de Ingeniería Industrial. Es el año 2015. Ella, cansada de la relación, decide acabarla luego de una fiesta, cuando se encontraba con su enamorado en un hostal. Él, furioso y sin aceptar la decisión de Arlette, intentó violarla y la golpeó desnudo en la recepción de dicho establecimiento. “Me atacó diciendo te voy a matar, si no es por las buenas es por las malas”, recuerda Cindy. Tiempo después, luego de vencer el miedo y el dolor, Cindy Arlette Contreras Bautista se convierte en la impulsadora principal de la famosa marcha Ni una menos.

Lunes, 29 de mayo del presente año, centro de la ciudad de Tarapoto. Fernando Ruiz del Águila entra a la peluquería donde trabaja Marysella Pizarro, la madre de sus niños. La rocía de gasolina y enciende un fósforo porque siente celos de la nueva relación que su ex pareja ha iniciado. La quema junto a Tirsa Cachique, dueña del local. Y se quema él mismo accidentalmente. En total, 3 muertos: Marysella, Tirsa y el propio asesino, Fernando, que dejó 4 hijos sin padres y un quinto sin nacer, pues, Marysella Pizarro estaba embarazada cuando la quemaron viva.

Fiorella Zárate Yucra y su ex pareja, Óscar Luque Ramírez, quedaron en encontrarse en el asentamiento humano Villa Magisterial E-9, Arequipa. Ella tenía muchas deudas pendientes y él S/200, el pretexto perfecto para verla. Ya en el lugar, discutieron. “En el momento de la discusión, la asfixió con las dos manos”, dijo un efectivo policial. La estranguló y dejó en orfandad a tres niños que extrañarán para siempre a su madre. Antes del asesinato Óscar tenía ya 3 denuncias por haber agredido anteriormente a Fiorella.

En el Perú 7 de cada 10 mujeres son víctimas de violencia y en Arequipa la propensión es 8 de cada 10, informó el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables a inicios del presente año. Cifras alarmantes y que colocan a la Ciudad Blanca en segundo lugar, después de Lima, en casos de feminicidio a nivel nacional.

Lamentablemente, son cada vez más las féminas asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas en el Perú. Solo hace falta mirar a nuestro alrededor para comprobar tan escalofriante realidad. Hagamos algo al respecto antes de que los casos de feminicidio sigan en aumento.

Artículo escrito por Fernando Taco Mendoza (arequipeño, 17 años, estudiante de Ciencias de la Comunicación en la UNSA, columnista de HBA Noticias)