OPINIÓN. CON FIRMEZA Y ESPERANZA A DEFENDER LA DEMOCRACIA Por Ruhuan Huarca

0
854

Estas elecciones nos han quitado compañeros, amigos, vecinos, padres y hasta pareja. Son además un paso más de camino a la democracia y sobre todo, han mostrado lo que durante casi 20 años se ha cuidado y regado con el amor-odio del miedo.

El Perú es una herida, y cada cinco años supura; cada quinquenio ese dolor se activa con más fuerza y nos obliga a separarnos, tomar posición y asumir ideología (aunque sea hueca). Ese mal dura lo que dura el proceso electoral. Pero lo que más agudiza ese mal, es que el miedo encarna. Y, esta vez es, el partido-mafia “Fuerza popular” comandado por Keiko Fujimori (hija y parte del régimen del dictador genocida y reo Alberto Fujimori, quien protagonizara una de las páginas más negras de nuestra historia).

Somos hijos de Fujimori, generaciones educadas y formadas a través del miedo, que hoy da como fruto: más de 70 congresistas del partido fujimorista; un país entre la espada y la pared con una segunda vuelta que nos plantea dos modelos en apariencia gemelos, pero con una pequeña pero casi abismal diferencia. El país en resumen se debate entre la democracia y la dictadura. Contrapuesto al miedo, estas elecciones han dado también otro fruto (tal vez inesperado), una nueva generación de jóvenes que de alguna forma se ha sobrepuesto a la ideología del miedo, y más importante todavía, ha nacido una izquierda que antepone el país a intereses personales (hay todavía mucho que construir). Una izquierda que tras tanto dividirse, por fin tocó fondo y escuchó el rumor de las masas, una izquierda que tiene la oportunidad de elegir a quien combatir (en democracia).

Una gran cantidad da por perdidas estas elecciones. Gane quien gane el modelo seguirá siendo el mismo, la corrupción y la impunidad estan de moda y lo mejor sería que el país toque fondo. Ante esto, muchos han dejado posturas personales y así, como con Ollanta Humala, dan un salto al vacío, esta vez con PPK. Porque más que odio o antifujimorismo, la respuesta al miedo siempre ha sido el amor, en este caso, el amor por el Perú con firmeza y convicción de que una democracia puede ser defendida con PPK, frente a la calificada mafia liderada por el clan Fujimori.
Este domingo 5 de junio, la democracia tiene un mínimo de garantía con Pedro Pablo Kuczynski y dependerá de esa nueva generación de izquierda y centro, que esa democracia por la cual se sacrificaron, se afinque más en un país cuyos ciudadanos no se reconocen como tales. Y dependerá también de nosotros. Es hora de militar y que tomemos partido no solo durante elecciones, la democracia no se defiende sola y eso, lo hemos visto y vivido todos.

“Tal vez seas el fujimorista que necesita el fujimorismo para no ser una mafia organizada o, el izquierdista que necesita la izquierda para no ser trasnochada o quizá, el de centro que encuentre el equilibrio de la fuerza”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here