¿Negocio redondo? Cerro Verde administrará la Planta de Aguas Residuales de La Enlozada a cambio de “AGUA GRATIS” hasta el 2047

0
741

Una vez más minera Cerro Verde volvió a ganarle a la ciudad de Arequipa. Esta vez la minera tendrá “agua gratis” de la Planta de Aguas Residuales La Enlozada hasta el año 2047(que ¡Oh, casualidad! Se construyó cerca a dicha compañía). Acá te dejamos un breve resumen de como alcaldes, ex alcaldes y dirigentes contribuyeron a este resultado.

Ayer el durante la presentación de la oficina virtual de Sedapar, uno de los integrantes del Directorio confirmó el acuerdo entre la empresa del agua y minera Cerro Verde. Armando Llasa, integrante del Directorio, argumentó que darle agua “gratis” a Cerro Verde por operar la PTAR La Enlozada era un excelente acuerdo. Sedapar se ahorraba 20 millones de soles y no subía el precio del agua a los usuarios.

Pero no todo es como lo pintan. Armando Llasa no contó toda la historia. Empecemos por señalar que La Enlozada tratará 1.7 metros cúbicos por segundo de aguas residuales (aguas de desagüe) de los cuales, 1.0 se quedarán con Cerro Verde y 0.7 deberán retornar para que sean usadas por la ciudad. Por estas aguas Cerro Verde no pagará un sol hasta el año 2047 porque la minera correrá con todos los gastos de administrar la PTAR.

Hace unos años cuando este acuerdo ya se estaba logrando, nuestro portal puso al descubierto las intenciones de los alcaldes de Arequipa Renace y todas las negociaciones tuvieron que retroceder. Hoy el trato es una realidad.

PERO EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO
A principios del año 2000 en Arequipa se empezó a discutir los aportes que dejaba minera Cerro Verde. En más de una oportunidad se cuestionó que la minera ganaba demasiado dinero y no contribuía a la ciudad.

Durante el gobierno de Alejandro Toledo se registró a nivel mundial el Boom Minero, ocasionando que todas las empresas tengan ganancias exorbitantes. Diversos países de inmediato pidieron que se revisen los contratos y se pongan nuevos impuestos para que dicho boom también se extienda al Estado. En el Perú, las marchas contra las mineras empezaron a expandirse con el lema ¡Impuestos a las sobre ganancias mineras!

Después de Toledo llegó Alan García, y es aquí donde el ministro Jorge del Castillo para evitar la revisión de los contratos de la minería presentó el llamado “OBOLO MINERO” (las empresas ya no pagarían un impuesto a las sobre ganancias sino más bien darían una limosna a cada ciudad, la cual también sería administrada por ellos y las autoridades).

Las marchas a nivel nacional cesaron, pero previamente, los alcaldes y dirigentes de ese entonces se encargaron de impulsar el debate de un Convenio Marco entre Cerro Verde y Arequipa. Acá hubo diversos compromisos, entre ellos, que Cerro Verde se encargue de la construcción de una nueva planta de agua potable y las autoridades locales una nueva planta de tratamiento de aguas residuales. Así nació La Tomilla II.

¡EMPEZÓ EL BOIKOT!
La Planta de Aguas Residuales costaba demasiado. Para hacerla los alcaldes acordaron donar una parte de su canon minero, mientras que adicionalmente se buscaba financiamiento externo para acelerar su construcción. Pasaron los años y de la “chancha” por la planta sólo quedo una feliz anécdota de buenas intenciones.

La construcción de la Tomilla II iba viento en popa mientras que al otro lado todo seguía abandonado. Cerro Verde cumplió con su compromiso, pero las autoridades no. Empezó un nuevo debate ¿Dónde construir la PTAR?

Las primeras opciones de la PTAR fueron Pampa La Estrella. Todo indicaba que este era el lugar adecuado, sin embargo, autoridades y dirigentes emprendieron una campaña demoledora junto a algunos medios de comunicación para que se elija un nuevo punto.

La idea poco a poco fue acercándose a los límites de minera Cerro Verde. Varios argumentos empezaron a dirigir la obra. Al final se optó porque sea en la Enlozada.

PTAR LA ENLOZADA
Los alcaldes otra vez se “unieron” para exigir que Cerro Verde cumpla con la construcción de la PTAR La Enlozada. Meses antes de culminarse la obra, Cerro Verde sacó los cálculos que costaría operar la planta.

Los informes fueron enviados hacia Sedapar. Los funcionarios del agua se volvieron a reunir para tratar de solucionar el nuevo problema. En ese momento se inició una nueva campaña para dar a conocer que la empresa no contaba con el sostén de asumir estos gastos y lo ideal sería que la compañía minera se haga cargo.

Curiosamente los alcaldes empezaron a llegar a las reuniones de accionistas con el mismo discurso: Canje de agua por canje de operación.

Algunos medios de comunicación se percataron de esta campaña durante la temporada electoral y denunciaron que los alcaldes estaban hipotecando Arequipa a cambio de más dinero para sus aventuras electorales. El trato se vino abajo.

El año pasado el tema fue discutido, pero en las sombras. Cerro Verde repetía una y otra vez que el trato era: Agua gratis a cambio de operar la planta, o que Sedapar se haga cargo de la administración y ellos pagaban una tarifa normal.

EL ACUERDO

Para evitar que la ciudadanía se levante en contra de Cerro Verde y en contra de Sedapar se lanzó la campaña de: “Sedapar NO TIENE DINERO” en consecuencia, el dinero para garantizar su operatividad debía de venir del incremento del costo de agua a la población.

Pero como la ciudadanía no iba a aceptar esto se presentó como alternativa sana que Cerro Verde opere la planta y cambio se le dé el agua gratis. O como ellos dice: Canje.