NACIONAL. Asesina a su madre durante un rito satánico y se baña en su sangre

0
373

Aurelia Condori Quispe (38) es acusada de haber asesinado a su propia madre durante un ritual satánico que se llevó a cabo el viernes en horas de la noche. La mujer no tuvo piedad, le quitó los ojos y las vísceras a su madre. Al ser detenida gritó: “EL AMO DE LO OSCURO ME ORDENÓ. El REY DE LOS AVERNOS YA ESTA CON NOSOTROS, SOMOS MÁS Y CADA DÍA AUMENTAREMOS”.

El día viernes después de participar de una misa en la iglesia Pentecostal en Andabamba (Ayacucho), la señora Teodora Quispe Cayllahua (70) junto a sus hijos Percy y Aurelia Condori Quispe regresaron a su casa. Junto a ellos iba Marcelina Quispe Sauñe (46) y una mujer desconocida.

Cuando todos llegaron a la vivienda ubicada en el centro poblado de Paccha, del distrito de Vichos en Huamanga, la hija de Teodora Quispe empezó a convencerlos que ella era un profeta de Dios y mediante sus manos era capaz de curar a cualquier persona.

Todos estuvieron de acuerdo y accedieron al macabro pedido de Aurelia Condori para curar a su madre que tenía una grave enfermedad estomacal.

Aurelia Condori hizo que todos se quitaran la ropa, excepto la extraña mujer que la acompañó en su viaje de retorno a Ayacucho desde la ciudad de Ica.

Cuando todos tenían la cara tapada, la mujer empezó a meterle la mano al recto de su madre para extraer poco a poco las vísceras y demás órganos en medio de gritos desgarradores. Posteriormente le arrancó los ojos, provocando la muerte de Teodora Quispe.

En la madrugada del sábado, la extraña mujer se retiró de la casa, mientras que Aurelia Condori se deshacía de los órganos de su madre lanzándolos a una acequia. La excusa fue que estaba sacando todo el mal. El resto recibió la orden de seguir rezando alrededor del cadáver porque en breve tendría que resucitar.

Percy Condori al darse cuenta que su madre no regresaba a la vida, es que salió en búsqueda de ayuda contando todo lo ocurrido a la policía.

Según narró la hermana de la fallecida, luego que Percy abandonó la casa en busca de auxilio, regresó Aurelia Quispe para bañarse en la sangre de su madre mientras invocaba los poderes del infierno.

Al poco rato, Aurelia Quispe abandonó la casa bañada en sangre. La policía tuvo que cercar la zona para poderla ubicar.

Mientras era llevada detenida, la mujer no paraba de reír y dar vivas al demonio: “EL AMO DE LO OSCURO ME ORDENÓ. El REY DE LOS AVERNOS YA ESTA CON NOSOTROS, SOMOS MÁS Y CADA DÍA AUMENTAREMOS”.

A pedido de la fiscalía se ordenó que todos sean detenidos.

En la comisaría Aurelia Quispe explicó que un día antes soñó con una figura extraña que le repetía era la elegida. Después entre balbuceos refirió que un sapito le habló, contándolo los pasos a seguir para asesinar a su madre.