INTERNACIONAL. Un avión estadounidense derriba un dron en Siria y despierta la ira de Moscú

0
212

Un avión de combate estadounidense derribó el martes un dron de las fuerzas prorrégimen en Siria, lo que provocó la ira de Rusia, que acusó a la coalición internacional liderada por Washington de “complicidad con el terrorismo”.

El incidente es el último de una serie entre las fuerzas prorrégimen y Estados Unidos, que dirige una coalición internacional para luchar principalmente contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria y el vecino Irak.

Por su parte, Moscú colabora militarmente con el régimen de Bashar Al Asad en la guerra de Siria, mientras que Washington apoya a una alianza kurdoárabe rival y a los rebeldes sirios.

Este nuevo incidente entre la coalición y las fuerzas del régimen de Damasco se produjo apenas 48 horas después de que un avión caza estadounidense destruyera un avión del ejército sirio en la región de Raqa (norte), el pasado domingo.

La ONU advirtió del riesgo de una “escalada”.
El dron de fabricación iraní Shaheed 129 fue abatido en la madrugada de este martes por un avión estadounidense F-15 Strike Eagle, tras haber “mostrado una intención hostil y dirigirse hacia las fuerzas de la coalición”, según un comunicado difundido por esta última.

Estados Unidos ya había abatido un dron de las fuerzas prorrégimen hace dos semanas en la región de Al Tanaf, una ciudad fronteriza sobre el eje estratégico Damasco-Bagdad.

También bombardeó varias veces en las últimas semanas a las fuerzas progubernamentales que se acercaban a Al Tanaf, donde las fuerzas especiales estadounidenses entrenan a grupos sirios locales que luchan contra los yihadistas del Estado Islámico (EI).

– ‘Complicidad con el terrorismo’ –
En respuesta al incidente aéreo del domingo en Raqa, Rusia anunció el lunes que suspendía su canal de comunicación militar con Estados Unidos en Siria. Además, afirmó que orientaría sus misiles hacia los aviones de la coalición detectados al oeste del Éufrates.

Después de la destrucción del dron, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Riabkov, consideró el martes que “este tipo de ataques es equiparable a complicidad con el terrorismo”.

Este clima agitado llevó a Australia, miembro de la coalición internacional, a suspender sus misiones aéreas en Siria.

Al destruir el avión sirio el domingo, la coalición había afirmado que el aparato en cuestión había bombardeado posiciones de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS).

Las FDS, una alianza de combatientes kurdos y árabes apoyada por Estados Unidos, está dirigiendo una ofensiva para expulsar al grupo EI de la ciudad de Raqa, principal bastión de los yihadistas en Siria.

“Si el régimen sirio ataca a las fuerzas que nos ayudan a liberar Raqa, será un problema”, indicó a la AFP una fuente diplomática francesa. “[Todavía] estamos en la retórica. A nadie le interesa que esto degenere”.

– Un responsable del EI, muerto –
Rusia, que no forma parte de la coalición internacional, dispone de sistemas de defensa antiaérea S-300 y S-400 desplegados en Siria, así como de decenas de cazas y de bombardeos.

El aumento de las tensiones coincide con el peligroso acercamiento de las tropas del régimen, que no participan en la ofensiva contra Raqa, a las posiciones controladas por las FDS, en su camino hacia la provincia petrolera de Deir Ezzor, más al este, casi totalmente en manos de los yihadistas.

Si bien ambas luchan contra el grupo EI, las tropas del régimen y las FDS son fuerzas rivales.

En su lucha contra el EI, la coalición internacional anunció haber abatido a la máxima autoridad religiosa del grupo yihadista, Turki al Binali, en un bombardeo aéreo perpetrado el 31 de mayo en la ciudad siria de Mayadin, cerca de la frontera iraquí.

Según ella, Al-Binali era un “cercano confidente” del jefe del EI, Abu Bakr Al Baghdadi.

El conflicto en Siria se inició en 2011 con la dura represión de manifestaciones prodemocracia. Luego se fue volviendo cada vez más complejo con la creciente presencia de yihadistas y de potencias regionales e internacionales. La guerra ha causado más de 320.000 muertos.

Fuente: AFP