CULTURA. Ígor Stravinski: El ejemplo de la inconformidad (Por Johan Cano Valencia)

0
423

Un día como hoy falleció a los 89 años, el gran compositor y director ruso, Ígor Stravinski, quien compondría gran cantidad de obras clásicas rompiendo los esquemas musicales establecidos en su tiempo y convirtiéndose en uno de los músicos más influyentes del siglo XX.

Desde los 20 años de edad, mostró un espíritu renovador que tomó un mayor protagonismo cuando un joven Ígor se convirtió en alumno del afamado Rimski-Korsakov. Así pronto empezó a componer obras de notoriedad y a pedido de algunas personas que encontraron muy peculiar su nuevo estilo.

Con la aparición de “El pájaro de fuego” y “Petrushka” llega su consagración y su postura definida contra lo establecido, como el mismo Stravisnki diría lo que quiso fue “mandar todo al demonio”. Y definitivamente lo logró con el estreno de “La consagración de la primavera” (1913) que un tremendo “escándalo” en la historia de la música y que terminó con luchas a puñetazo limpio entre los miembros del público y con la intervención de la policía durante el segundo acto.

De una vida azarosa y llena de pasión por la música, la pintura y la literatura. Eligió vivir sin limitaciones, al punto que tuvo una relación paralela a su matrimonio sin interesarle el qué dirán o lo que podría suceder, siempre un aventurero e inconforme. Stravisnki nos deja en claro que siempre debemos tener un incesante deseo por romper los moldes y vivir a plenitud.  Un preciosa forma de mandar todo al demonio.

 

Por: Johan Cano Valencia