CULTURAL. Franz Kafka: El escritor que se sentía un insecto (Por Fernando Taco Mendoza)

0
151

 

Franz Kafka nació un 3 de julio 1883 en Praga, República Checa, hijo del matrimonio judío entre Herrmann Kafka y Julie Löwy, proveniente de una familia de rural de carniceros él, proveniente de una familia burguesa ella, hija de un exitoso fabricante de cerveza. Franz tuvo tres hermanas menores (Gabriele, Valerie, Ottilie), todas fueron asesinadas por alemanes en campos de concentración, y dos hermanos muertos poco tiempo después de nacer.

Franz estudió la primaria en Deutsche Knabenschule y la secundaria en el Instituto de Enseñanza Media Imperial Real. Destacó como un excelente alumno. Y en su adolescencia leyó ávidamente a NietzscheDarwin y Haeckel.

Más adelante, estudiaría, solamente por dos semanas, Química en la Universidad de Praga. Luego, probaría con Historia del Arte y Filología alemana. Finalmente, obligado por su padre, terminó por graduarse en Derecho.

Kafka tenía miedo. Temía a su progenitor y  temía, también, causar espanto con su físico y personalidad. No obstante, impresionaba a los demás con su aspecto sencillo y pulcro, su conducta tranquila, gran inteligencia y peculiar sentido del humor. Kafka no lo sabía pero estaba destinado a convertirse en una de las figuras más importantes de la literatura universal.

Tras finalizar sus estudios, realizó prácticas en diferentes bufetes de abogados, luego consiguió trabajo en una compañía de seguros. Ahí, realizaba una labor que despreciaba, una labor burocrática, repetitiva y aburrida, pero, gracias a su eficiencia y responsabilidad, se haría merecedor de ascensos. Sin embargo, no tenía ninguna ambición empresarial ni profesional. Probablemente, la única razón por la que no abandonó ese empleo hasta su anticipada jubilación fue que, gracias al horario, podía dedicar tiempo a su verdadera pasión: la literatura.

El escritor judío realizaba su jornada por la mañana, llegaba a casa, comía su almuerzo vegetariano y trabajaba en sus textos.

Kafka incursionó en el cuento, novela y obra filológica. Sin duda, sus obras más famosas son La Metamorfosis y El Proceso. Ambas de género narrativo. La primera, nos habla de Gregorio Samsa, un comerciante, que, una mañana después de un intranquilo sueño, se encuentra sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Debido a esto, su familia se aparta de él, pues, les resulta repugnante.  La segunda, nos habla de Josef K., un joven empleado de un banco que, una mañana se despierta con la visita de dos hombres que le comunican que está detenido, pero que permanecerá libre, que se ha iniciado un proceso contra él, que a su debido conocerá sus cargos. Así, Josef K. se verá envuelto en una horrible pesadilla.

 Relatos inspirados en la vida del autor. La Metamorfosis en relación con su familia y su ambición de ser escritor, y El Proceso, en relación con su trabajo burocrático.

Por otro lado, Franz Kafka, al contrario de lo que muchos piensan, tuvo varios amoríos, incluso, estuvo comprometido dos veces: una con Felice Bauer y otra con Milena Jesenská Pollak. Con ninguna se casó. Aunque se dice que llegó a tener un hijo con una de sus amantes. Lo cierto es que, en la vida de Kakfa hubo varias mujeres.

La noche del 13 de agosto de 1917 Kafka tosió sangre. Más tarde cayó en la cuenta de que se trataba de una tuberculosis pulmonar. Pasó gran parte de 1921 y 1922 en sanatorios, más adelante, sufrió una tuberculosis de laringe, lo que hacía que tragar alimentos le resultara muy doloroso. Finalmente, luego de pasar por varios centros médicos, Franz Kafka moriría en el sanatorio Dr. Hoffmann de Kierling el 3 de junio de 1924. Fue enterrado en la parte judía del Nuevo Cementerio de Praga.

Sin duda, Franz Kafka escribió textos que marcaron el mundo de las letras y se convirtió en uno de los literatos más afamados, aún incluso, contra su voluntad, pues, le encargó a su amigo Max Brod que quemara toda su obra después de muerto. Para nuestra suerte no lo hizo y podemos hoy leer a uno de los más grandes escritores de la historia.

Artículo escrito por Fernando Taco Mendoza (arequipeño, 17 años, estudiante de Ciencias de la Comunicación en la UNSA, ocasional columnista del diario Sin Fronteras, columnista semanal de HBA Noticias)