CULTURA. Salvador Dalí: Un genio que con su locura creó otro mundo

0
125

Nació el 11 de mayo de 1904 a las 8,45 de la mañana en el pueblo de Figueres, Girona, como Salvador, Domingo, Felipe, Jacinto Dalí, hijo de Salvador Dalí i Cusí, notario, y Felipa Doménech. Nació tres años después de la muerte de su hermano primogénito llamado Salvador Gallo Anselmo, causada por una meningitis cuando sólo contaba siete años.

El nombre que le pusieron, Salvador, es el mismo que tenía su hermano muerto, de quien el pintor parece el gemelo. El niño enfermo es el título de su primer autorretrato, realizado a la edad de diez años. “fui la segunda edición de mi hermano muerto”.

Así lo aseguró en su autobiografía “Vida secreta de Salvador Dalí” este artista que encontró la grandeza a través de la expresión de sus temores.

Un acontecimiento marcaría con cierto grado de fatalidad toda la vida de Salvador Felipe Jacinto Dalí. La sensación de ser un segundo borrador y las inevitables comparaciones lo afectaron a tal extremo que, según su propia interpretación psicológica, siempre intentó demostrar que no era su hermano difunto.

Su infancia Salvador Dalí nació en la comarca española de Figueres, en la provincia de Gerona. Los tupidos paisajes fueron su primera inspiración para pintar: a los seis años pintó ‘Paisaje cerca a Figueres’ que, aunque carecía de un estilo particular, ya dejaba entrever su talento.

Su padre, Salvador Dalí Cusí, era el notario de Figueres, un hombre muy recto pero a la vez muy librepensador, por lo que le permitió al joven Dalí encaminarse en las artes. Su madre, Felipa Doménech Ferés, era una mujer muy devota de la religión católica.

Otra persona ejerció una presencia importante en la vida de Salvador Dalí: su hermana Ana María, cuatro años menor que él, quien fuera su primer modelo.

 

Otro elemento de ‘distorsión’

Debido a que su padre siempre sintió que su primer hijo murió por alguna enfermedad que él pudiera tener (de tipo venereo) consiguió un libro sobre enfermedades de origen sexual y -cuenta el artista en su biografía- siempre estuvo sobre el piano.
Aquel libro contenía imágenes de deformaciones y patologías alrededor de la impotencia sexual masculina, a las que Salvador Dalí atribuyó las imágenes que generaron una de sus grandes pinturas, ‘El Gran Masturbador’.

Ingresó a una pequeña escuela pública, pero su carácter y la sensación de que era un genio le impidieron seguir adelante, y tuvo que ser trasladado a una escuela privada.

A los doce años tuvo los primeros amores con una muchacha a la que, según su propia confesión, le gustaba hacer sufrir por el solo hecho que comprendiera que era él quien influía sobre ella.

En ese entonces, su estilo es el impresionismo, pero todo cambiaría cuando llegó a Madrid, el centro del movimiento cultural español.

Otro acontecimiento fatal ocurre el 21 de febrero de 1921, la muerte de su madre, que Dalí no lograba comprender y que lo encerró en una profunda depresión.

Su arribo a Madrid

El año fue 1922: con el apoyo constante y total de su padre, el ya excéntrico Salvador Dalí, de 17 años, se encaminó con rumbo a la Escuela de Artes de San Fernando, y encontró un lugar en la Residencia de Estudiantes, en donde inició su amistad con los luego famosos Federico García Lorca y Luis Buñuel, entre otros intelectuales de la época.

De ese particular grupo de amigos, Dalí dijo un día que le parecía “un residuo romántico más bien vulgar y más o menos peludo”.

El Dalí cubista

Un día de 1923, uno de sus compañeros del grupo, Pepín Bello, descubrió en dos obras de Salvador Dalí, que conservaba en su cuarto, un principio de cubismo heredado posiblemente de Pablo Picasso.

Esos cuadros eran ‘Autorretrato cubista’, y ‘Retrato de Buñuel’, que, tras correrse el rumor de la nueva tendencia de Dalí, fueron publicados en la ‘Revista de Occidente’, una publicación española que difundía la vanguardia en la literatura y el arte.

Según los biógrafos, el grupo de Bello, Lorca y Buñuel lo adoptó como una mascota, llevándolo de parranda como una provocación: “¡Bueno! Nuestro amigo parece, sin duda alguna, una rata de alcantarilla, pero es el personaje más importante que hayan visto ustedes nunca, y a la menor descortesía de su parte, los derribamos de un puñetazo” gritaban en los bares de Madrid.

En el primer Salón de Artistas Ibéricos de 1925, presentó el ‘Manifiesto de los Ibéricos’, que incluiría los pensamientos de la vanguardia del arte español.

Sin embargo, los años de Escuela se verían cortados abruptamente por la expulsión de Dalí de la Escuela, debido a su participación en una protesta estudiantil que se produjo debido al manejo de las becas en la institución. Sus primeros cuadros surrealistas los pintó en Cataluña.

En marzo de 1928 firmó el “Manifest Groc” (Manifest Antiartístic Catalá), texto que adoptó una actitud plenamente moderna por su condición de polémica. Ese “Manifest Groc” concluye con una lista de los artistas y escritores más admirados por él: Picasso, Juan Gris, Miró, Le Corbusier, Ozenfant, De Chirico, Jean Cocteau, André Bretón, etc.

Dalí en París

Un punto imprescindible en su carrera artística fue el contacto que establece con los surrealistas franceses.

En 1926 realizó junto a su hermana Ana María su ansiado viaje a los Países Bajos, donde admiró en directo la pintura de los primitivos flamencos y la posterior de Vermeer de Delft.

Durante ese viaje hizo escala en París para cumplir otro de sus deseos, conocer a Pablo Picasso en persona, a quien consideraba como “un genio total, la única persona del mundo del arte que le ha interesado”.

También entabló amistad con Manuel Ángeles Ortiz y se reencontró con Francisco Bores y Luis Buñuel, con quienes visita el Museo de Louvre y acude a las tertulias artísticas que frecuenta la abundante colonia española en la capital francesa.

En 1927 publicó, en la revista L’Amic de les Arts, la prosa ‘San Sebastián’, en la que hizo público el ideal estético de la ‘Santa Objetividad’, que quería hacer evidentes las diferencias entre él y Federico García Lorca.

En 1929 regresó a París, donde Joan Miró lo puso en contacto con Tristan Tzara y otros miembros del surrealismo, grupo dominado por André Bretón, que finalmente lo aceptarían.

Ese mismo año rodó, junto a su amigo Buñuel, “Un chien andalou”, (Un perro andaluz) que se estrenó el 6 de junio de 1929 y fue considerada por la crítica como la primera película surrealista.

En 1929 expuso por primera vez en París; se trataba de la muestra individual que le organizó la Galería “Goemans”, donde presentó entre otras obras, “El enigma del deseo” y “El gran masturbador”.

Ese mismo año se produjo su encuentro con la joven rusa Helena Diakonova, conocida con el sobrenombre de Gala, que desde entonces se convertiría en su modelo y compañera (ver artículo anexo).

Port Lligat

Su segundo gran hogar, y luego de haber afrontado la expulsión de la casa de su padre, Dalí llega a Port Lligat, una casa que le vendió Lidia de Cadaques, una mujer loca que luego fue encerrada en un manicomio.

Las exposiciones de sus primeros cuadros surrealistas le habían dado a Salvador Dalí la posibilidad de comprar la propiedad y de instalar allí su taller de trabajo.

De allí comenzarían a desprenderse las historias de su vida con Gala, de su excentricidad y del posterior descenso de su obra (ver artículos anexos).

Los años posteriores

La religión, la historia y la ciencia ocuparon, cada vez más, la temática de buena parte de sus obras durante los años cincuenta y sesenta; muchas de ellas eran de gran formato.

Durante estos años pintó obras muy conocidas, como Cristo de San Juan de la Cruz, Galatea de las esferas, Corpus Hipercubicus, El descubrimiento de América por Cristóbal Colón y La última cena.

Durante los años setenta Salvador Dalí creó e inauguró el Teatro-Museo Dalí en Figueres, donde está expuesta una gran colección de su obra, desde los inicios y sus creaciones dentro del surrealismo hasta las obras de los últimos años de su vida.

Después de vivir durante muchos años en Port Lligat, cuando murió su esposa Gala, se trasladó unos años al Castillo de Púbol que le había regalado, y pasó la última época de su vida en la Torre Galatea de Figueres, cerca del Teatro-Museo Dalí, donde quiso ser enterrado.

En 1983 creó la Fundación Gala-Salvador Dalí, la institución que gestiona, protege y fomenta su legado artístico e intelectual desde entonces.

El 23 de enero de 1989, muere en el hospital de Figueras, a los 84 años de edad. Su cadáver es embalsamado y enterrado en una tumba bajo la cúpula geodésica que domina su museo en Figueras.

Dalí fue expulsado de la Academia en 1926, poco antes de sus exámenes finales, por afirmar que no había nadie en ésta en condiciones de examinarlo. La maestría de sus recursos pictóricos se refleja en su impecablemente realista Cesta de pan, pintada en 1926. Ese mismo año, visitó París por primera vez, donde conoció a Pablo Picasso, a quien el joven Dalí admiraría profundamente.

Algunas de las características de la pintura de Dalí de aquella época se convirtieron en distintivas para toda su obra posterior. Dalí absorbía las influencias de muchos estilos artísticos, desde el academicismo clásico a las vanguardias más rompedoras. Sus influencias clásicas pasaban por Rafael, Bronzino, Zurbarán, Vermeer y, por supuesto, Velázquez. Alternaba técnicas tradicionales con sistemas contemporáneos, a veces en una misma obra. Las exposiciones de su obra realizadas en Barcelona en aquella época atrajeron gran atención, en la que se mezclaban las alabanzas y los debates suscitados por una crítica dividida.

En agosto de 1929 conoció a su musa y futura esposa Gala. Nacida con el nombre de Elena Dmitrievna Diakonova, era una inmigrante rusa, once años mayor que él, en aquel tiempo casada con el poeta francés Paul Éluard. Ese mismo año, Dalí continuó exponiendo regularmente, ya como profesional, y se unió oficialmente al grupo surrealista afincado en el barrio parisino de Montparnasse. Durante los dos años siguientes, su trabajo influyó enormemente en el rumbo del surrealismo, que lo aclamó como creador del método paranoico-crítico, el cual, según se decía, ayudaba a acceder al subconsciente, liberando energías artísticas creadoras. Gala y Dalí se casaron en 1934 en una ceremonia civil, y volverían a hacerlo por el rito católico en 1958.

En 1931 Dalí pintó una de sus obras más célebres, La persistencia de la memoria (Los relojes blandos), obra en la que según algunas teorías ilustró su rechazo del tiempo como una entidad rígida o determinista.

Aunque la mayor parte del surrealismo se había adscrito a ideas políticas de izquierda, Dalí mantenía una posición que se juzgaba ambigua en la cuestión de las relaciones entre arte y activismo político. Los líderes del movimiento, principalmente André Breton, lo acusaron de defender lo «nuevo» e «irracional» del fenómeno hitleriano. Éste y otros factores le hicieron perder su prestigio entre sus camaradas artistas, y a finales de 1934 Dalí fue sometido a un «juicio surrealista» del cual resultó su expulsión del movimiento.

Periodo en Nueva York

En 1940, con la Segunda Guerra Mundial arrasando Europa, Dalí y Gala huyeron a los Estados Unidos, donde vivieron durante ocho años. Después de la mudanza, Dalí retomó su antiguo catolicismo.

En 1941 Dalí entregó un guion cinematográfico a Jean Gabin, titulado Moontide (en español, Marea lunar). En 1942 publicó su autobiografía, La vida secreta de Salvador Dalí.

También escribió una novela, publicada en 1944, sobre un salón de moda para automóviles. De ahí surgió una caricatura de Erdwin Cox, del The Miami Herald, que presentaba a Dalí luciendo un automóvil como vestido de fiesta.

Fue una de las épocas más fructíferas de su vida, pero también discutida por ciertos críticos, que veían que Dalí difuminaba la frontera entre arte y bienes de consumo al arrinconar la pintura para volcarse más en el diseño y en artículos comerciales.

Últimos años en Cataluña

Desde 1949 Dalí vivió en Cataluña. El descrédito con que Dalí era considerado entre surrealistas y críticos de arte se debiese, al menos en parte, a motivaciones políticas, más que al valor intrínseco de sus obras de arte.

Al final de su carrera, Dalí no se limitó a la pintura, desarrollando nuevos procesos y medios experimentales: creó un boletín y se convirtió en uno de los pioneros de la holografía artística, algo nada extraño considerando su larga exploración artística de juegos visuales. Ya durante sus últimos años, artistas de la talla de Andy Warhol proclamaron al catalán como una de las influencias más notables del pop art.

En su madurez, el artista también se implicó con otras actividades «extra-artísticas» que daban una medida de su enorme popularidad como personaje público. En 1968 Dalí grabó un anuncio televisivo para la marca de chocolate Lanvin, y en 1969 diseñó el logo de Chupa Chups.

En 1980 la salud de Dalí se deterioró seriamente. Con su mujer, Gala —que ya manifestaba síntomas de senilidad—, supuestamente consumió un cóctel de fármacos que dañó seriamente su sistema nervioso, con la consecuencia de incapacitarle prácticamente para la creación artística. Con 76 años, el estado de Dalí era lamentable, y su mano sufría constantes temblores que evidenciaban el progreso de la enfermedad de Parkinson.

En 1982 el rey Juan Carlos I concedió a Dalí el título de marqués de Púbol, que el artista agradeció con un dibujo, titulado Cabeza de Europa, que a la postre resultó ser su último dibujo, y que le entregó tras la visita real a su lecho de muerte.

Gala murió el 10 de junio de 1982. Tras su muerte, Dalí perdió su entusiasmo por vivir. Deliberadamente, se deshidrató seriamente —supuestamente como consecuencia de un intento de suicidio—, aunque justificó su acción como un método de entrar en un estado de animación suspendida, del mismo modo en que algunas bacterias pueden hacer. En 1984 un incendio de causas desconocidas se declaró en su dormitorio. De nuevo se sospechó de un intento de suicidio, aunque quizás se debiese a negligencia del personal doméstico. De todos modos, Dalí fue rescatado y regresó a su domicilio en Figueras, donde un grupo de artistas, mecenas y colegas artistas se encargaron de su bienestar hasta sus últimos años.

Se ha denunciado que Dalí fue obligado por algunos de sus «cuidadores» a firmar lienzos en blanco que serían vendidos tras su muerte como originales.

En noviembre de 1988 Dalí fue ingresado a raíz de un serio fallo cardíaco, y el 5 de diciembre de 1988 fue visitado por el rey Juan Carlos I, quien le confesó que siempre había sido un fiel admirador de su obra.

El 23 de enero de 1989, oyendo su disco favorito —Tristán e Isolda, de Richard Wagner— murió a causa de una parada cardiorrespiratoria en Figueras, con 84 años, y cerrando el círculo fue enterrado en la cripta de Figueras, situada en su casa-museo.

Simbolismo

Los «relojes blandos», que habían aparecido en 1931, fueron interpretados como una referencia a la teoría de la relatividad de Albert Einstein, y fueron supuestamente creados tras la observación de unos pedazos de camembert expuestos al sol un caluroso día de agosto.

Otro de sus símbolos recurrentes es el elefante, que apareció por vez primera en el Sueño causado por el vuelo de una avispa sobre una granada un segundo antes de despertar (1944). Los elefantes dalinianos, inspirados por el obelisco de Roma de Gian Lorenzo Bernini, suelen aparecer con «patas largas, casi invisibles de deseo», y portando obeliscos en sus lomos. Conjuntadas con esas delicadas extremidades, los obeliscos —en los que algunos han querido ver un símbolo fálico— crean un sentido de fantasmal irrealidad.

Otro de sus símbolos recurrentes es el huevo. Enlaza con los conceptos de vida prenatal intrauterina, y a veces se refiere a un símbolo de la esperanza y el amor; y así es como se interpreta en su Metamorfosis de Narciso. También recurrió a imágenes de fauna a lo largo de toda su obra: hormigas como símbolo de muerte, corrupción, y un intenso deseo sexual; el caracol como cabeza humana (había visto un caracol sobre una bicicleta en el jardín de Sigmund Freud cuando fue a visitarle; y las langostas como un símbolo de decadencia y terror.

Otros intereses
Dalí trabajó como co-guionista de la película surrealista de Luis Buñuel Un chien andalou (Un perro andaluz), un corto de 17 minutos que incluye alguna de las imágenes antológicas del surrealismo (como el ojo cortado con una cuchilla de afeitar).

Dalí colaboró con reconocidos cineastas como Alfred Hitchcock. El más sonado entre sus proyectos cinematográficos es probablemente la secuencia onírica de Recuerda (1945), en la que se pretendía mostrar aspectos del subconsciente.

El mundo de la moda y la fotografía tampoco quedó libre de su influencia artística. Dalí colaboró con Elsa Schiaparelli en la confección de un vestido blanco con una langosta impresa. Otros diseños de Dalí son un sombrero con forma de zapato y un cinturón rosado con labios en la hebilla. En 1950 diseñó un «vestido para el año 2045» en colaboración con Christian Dior. También creó sus propios diseños textiles y botellas de perfume. Su aportación al mundo de la fotografía se ve ampliamente reflejada en sus colaboraciones con Man Ray, Brassaï, Cecil Beaton y Philippe Halsman.

Inspirado por el «principio de incertidumbre» de Werner Heisenberg, Dalí escribió en 1958 un Manifiesto de la antimateria: «En el período surrealista, quería crear la iconografía del mundo interior y lo maravilloso de mi padre Freud. Hoy, el mundo exterior y el de la física ha trascendido a aquel de la sicología. Mi padre, hoy, es el doctor Heisenberg».

Su visión de la arquitectura se refleja en la construcción de su casa en Portlligat, cerca de Cadaqués, así como en el pabellón surrealista —llamado Sueño de Venus— que fue expuesto en la Exposición Internacional de Lieja (1939).

Al igual que había hecho su muy admirado colega Marcel Duchamp, una de las obras más notables de Dalí resultó ser una persona. En 1965 Dalí conoció en un club francés a la modelo de moda Amanda Lear, conocida artísticamente como Peki d’Oslo.

Ideología y personalidad

Las ideas políticas de Salvador Dalí desempeñaron un papel muy relevante en sus inicios artísticos. Posteriormente se le acusó de apoyar ideológicamente el franquismo. Dalí nunca fue antisemita como se desprende de su amistosa relación con el afamado arquitecto y diseñador Paul László, que era judío. Manifestó una profunda admiración hacia Freud —a quien conoció personalmente— y hacia Albert Einstein, a juzgar de sus escritos.

En su juventud el artista estuvo relacionado con el anarquismo y el comunismo. En sus escritos se suelen encontrar afirmaciones políticas —probablemente, más dirigidas a impresionar al público por su radicalidad que basadas en una inspiración profunda— que señalan cierta vinculación con el activismo político del dadaísmo. Con el avanzar de los años, sus adhesiones políticas cambiaron, especialmente según el surrealismo se identificó con el liderazgo de André Bretón, de orientación trotskista. En diversas ocasiones, Breton pidió explicaciones a Dalí por sus relaciones políticas. De cualquier modo, ya en 1970 Dalí se declaró como un «anarco-monárquico», dando pie a numerosas especulaciones sobre esta orientación política (indudablemente minoritaria).

Obras más famosas

– Paisaje cerca de Figueras (1910)
– Vilabertin (1913)
– Fiesta en Figueras (1916)
– Vista de Cadaqués con la sombra del monte Pani (1917)
– Viejo crepuscular (1918)
– Puerto de Cadaqués (Noche) y Autorretrato en el estudio (1919)
– El padre del artista en la playa de Llaner y Vista de Portdogué (Port Aluger) (1920)
– Jardín de Llaner (Cadaqués) y Autorretrato (1921)
– Escena de cabaret y Sueños noctámbulos (1922)
– Autorretrato con humanidad y Autorretrato cubista con La Publicitat (1923)
– Bodegón con botella de ron y Retrato de Luis Buñuel (1924)
– Gran arlequín y pequeña botella de ron y una serie de retratos realistas para su hermana – Ana María, especialmente Muchacha en la ventana (1925)
– El cesto de pan y Joven de Figueres (1926)
– Composición con tres figuras (Academia neo-cubista) y La miel es más dulce que la sangre (su primera obra surrealista de importancia) (1927)
– Un chien andalou (Un perro andaluz) película en colaboración con Luis Buñuel, El juego lúgubre, El gran masturbador, Los primeros días de la primavera, La profanación de la Hostia, El enigma del deseo, El hombre invisible, Los placeres iluminados y Retrato de Paul Éluard (1929).
– La edad de oro, película en colaboración con Luis Buñuel (1930)
– La persistencia de la memoria (su obra más conocida, también llamada Los relojes blandos), La vejez de Guillermo Tell, y Guillermo Tell y Gradiva (1931)
– El espectro del Sex Appeal, El nacimiento de los deseos líquidos, Pan antropomórfico, y Huevos fritos al plato sin el plato. Termina El hombre invisible (iniciado en 1929) (aunque no quedó muy satisfecho del resultado) (1932)
– Busto retrospectivo de mujer (escultura de técnica mixta) y Retrato de Gala con dos chuletas de cordero en equilibrio sobre su hombro, Gala en la ventana (1933)
– El fantasma de Vermeer de Delft que puede ser usado como mesa, Meditación sobre el arpa (iniciado en 1932) y Una impresión de velocidad (1934)
– La miel es más dulce que la sangre (1941)
– Rostros Ocultos (novela) (1944–48)
– Mi esposa desnuda, Cesto de pan – Antes la muerte que la vergüenza, Fuente de leche derramada inútilmente en tres zapatos; ese mismo año, Dalí colaboró con Alfred Hitchcock en la secuencia del film Recuerda, para recíproca insatisfacción (1945)
– La tentación de San Antonio (1946)
– Los elefantes (1948)
– Decorados y figurines (vestidos) de la obra Don Juan Tenorio de Zorrilla en el Teatro María Guerrero de Madrid, estrenada el 1 de noviembre de 194987
– Leda atómica (1949)
– La Madonna de Port Lligat (1950)
– Cristo de San Juan de la Cruz y Cabeza rafaelesca explotando (1951)
– Galatea de las esferas (1952)
– La rosa (1958)
– Dalí inicia las obras en el Teatro-Museo Dalí. Pinta el Retrato de Juan de Pareja, ayudante de Velázquez. Figura humana en la forma de una nube (1960)
– El retrato de mi hermano muerto (1963)
– La apoteosis del dólar. Dalí dona un dibujo de la crucifixión (témpera, lápiz y tinta) para la prisión de Rikers Island de Nueva York. El dibujo estuvo colgado en el comedor del penal entre 1965 y 1981.,88
– La Toile Daligram (1972)
– Dalí pintando a Gala por detrás y Le Diners De Gala, un libro de cocina profusamente ilustrado (1973)
– Gala contemplando el Mediterráneo (1976)
– La mano de Dalí retirando un toisón de oro en forma de nube para mostrar a Gala la aurora completamente desnuda, muy muy lejos, detrás del sol (pintura estereoscópica) (1977)
– Dalí termina su última pintura, Cola de golondrina (1983)