CULTURA. Reseña de “Nada Especial” (por Giuliana Catari)

0
441

En el marco de la I Feria del libro “Nuevos escritores” desarrollada durante el 8 y 14 de julio en el Parque de la Exposición de Lima, Arequipa fue uno de los exponentes principales de producción literaria. En ese sentido, se presentó el libro Nada Especial (Aleteya, 2016) del narrador y docente arequipeño Goyo Torres, finalista del concurso de Novela Breve de la Cámara Peruana de Libro por Espejo de Humo (2010) y ganador del copé de Bronce en la XVII Bienal del Cuento Copé 2012 con el cuento: ¡Hierbasanta, hierbasanta!.
“Nada especial“ reúne 17 cuentos ambientados entre Lima y Arequipa, que oscilan los tema de locura, cotidianeidad, soledad y existencialismo. Asimismo, juega con el desconcierto y desazón por las trivialidades de los senderos de la vida.
Así los cuentos Humberto, Puesto de manzanas y el Ángel loco revelan las condiciones de la locura conjugada con la lucidez y ternura. La irracionalidad es un “privilegio” de pocos, pero que sin embargo, narrada desde la perspectiva de un niño parece encontrarle un sentido a la realidad. El profesor, la loca ambulante y el campanero, son productos de un sistema social intolerable donde la única salida es el sinsentido para satisfacer libremente su voluntad.
Animal nocturno, Olas, Carta de Amor, Nada especial y Futuro imperfecto refieren a la búsqueda del amor en la soledad. La soledad de los personajes se percibe en los deseos por el otro y aunque, en algunos casos, algunos tienen pareja, no hay satisfacción ni plenitud por su compañía. El vacío existencial se acompaña con una dosis de añoranza y banalidad en el amor.
De otro lado, Caldo de gallo y Escenas cotidianas abordan el tema de la cotidianeidad con un tinte humorístico e ingenuidad. Mientras que Helados de vainilla y chocolate, El Viejo y Garabatos son pinceladas de retratos familiares descritos desde la voz narradora de un niño, quien en su inocencia va descubriendo su entorno familiar, al tiempo que intenta comprender el mundo “incoherente” a veces de los adultos.
Finalmente Buenos deseos, El juguete nuevo, Tiempo suplementario y ¡Hierbasanta, hierbasanta! son ecos de la violencia política que el Perú vivió y que se infiltran de manera sutil en las escenas más cotidianas de la vida como la escuela y la familia. La discriminación, el miedo y la paranoia son rezagos que todavía conviven en el peruano y son evidenciados a través de los juegos y la ira.
Cabe agregar que no es gratuita la elección por los niños como narradores principales de su repertorio literario, sino es un elemento que le da mayor respaldo para entender la simplicidad del mundo real y que a veces, el adulto pretende esconder o complejizarlo a través de sus propias historias. Así, Goyo Torres ha creado un estilo propio que ha sabido manejar con pulcritud, sobriedad y sensatez en la narrativa arequipeña y que apunta a un proyecto de mayor consolidación.

Giuliana Catari Pancca (arequipeña, 29 años). Crítica literaria. Estudió Literatura y Lingüística en la UNSA, sigue la Maestría en Literatura Hispanoamericana  por la Pontificia Universidad Católica del Perú  (PUCP) y el Diplomado en Gestión Cultural por la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM). Actualmente es Bibliotecólogo del Instituto de Ingenieros de Minas y colabora en diversos medios de difusión cultural.