CULTURA. Louis Pasteur, ejemplo de ciencia (Por Valeria Álvarez)

0
204

Louis Pasteur fue un famoso científico que inventó la vacuna contra la fiebre tifoidea, la rabia y, además, la “pasteurización”.

Nació el 27 de diciembre de 1822, en Dôle, región del Jura, al este de Francia, hijo de Jean-Joseph Pasteur, un sargento de las guerras napoleónicas y Jeanne-Etiennette Roqui. Creció amando intensamente a Francia.

Durante su infancia no se destacó como alumno en el colegio; sin embargo, era un apasionado del dibujo y la pintura. De niño realizó una serie de retratos sobre su familia, revelando su buen ojo para los detalles y su meticulosidad, habilidad que luego le serviría en su carrera científica. Sus obras de arte se encuentran en el Museo del Instituto Pasteur de París.

Sus profesores siempre alentaron ese lado artístico, sin embargo, su padre consideraba que pintar era innecesario y que lo que importaba era ser un buen alumno, de esta manera siempre lo presionaba a estudiar. En 1840, obtuvo su título de Bachiller en Artes y dos años más tarde,  de Licenciado en Ciencias. Luego, trabajó como profesor en la Escuela Secundaria “Dijon”, pero en 1848 recibió una oferta para trabajar como profesor de Química en la Universidad de Estrasburgo, donde conoció y cortejó a Marie Laurent, hija del rector de la Universidad.

Al año siguiente, el 29 de mayo de 1849, se casaron y tuvieron cinco hijos, de los cuales solo dos sobrevivieron ya que en esa época muchos niños morían a causa de varias enfermedades, principalmente, por fiebre tifoidea. Sería este mal el que mató a dos de sus hijas, una en 1959 y la otra en 1865. La fatalidad no terminaría de perseguir a Louis Pasteur y en 1866 perdería una tercera hija a causa de un tumor. Estas tragedias personales hacían que Pasteur se sumergiera en su trabajo para poder crear la vacuna contra la fiebre tifoidea, que tanto daño le había causado Francia y a él mismo.

Por esta razón, realizó varios experimentos, y propuso la teoría de los gérmenes, que tuvo bastante aceptación en el público en general. Así llegaría la invención de un método para el tratamiento de la leche y el vino, con el fin de evitar que estas causen enfermedades: nació la pasteurización.

La fama llegaría para Pasteur y la historia lo reconocería, actualmente, es considerado como uno de los tres fundadores principales de la microbiología, junto con Ferdinand Cohn y Robert Koch.

Durante su vida, trabajó sobre todo en París, para su amada Francia, creando en 1885 la vacuna contra la rabia. Dos años más tarde, en 1887, fundaría el Instituto Pasteur, para poder  seguir investigando acerca de las enfermedades infecciosas, la labor que hizo en el Instituto salvaría muchas vidas.

Fotografía del instituto Louis Pasteur en París – Francia.

Pasteur continuó dirigiendo el Instituto en París, pero su salud se fue deteriorando. Finalmente, un derrame cerebral lo dejaría con una parálisis que terminó por apagar su afán  investigador y su espíritu social que siempre buscó el bienestar de los demás. Un 28 de setiembre de 1895, a los 72 años de edad, falleció una de las mentes más brillantes de la humanidad.

Su entierro fue como el de un héroe nacional, motivo por el cual sus restos fueron enterrados en la catedral de Notre-Dame. Al año siguiente, lo trasladaron a una cripta construida especialmente en el Instituto Pasteur. Actualmente, descansa allí junto a su esposa en 1910.