CULTURA. La poesía de “Apurímac Radio poder” (Por Johan Cano Valencia)

0
126
En la imagen, la portada del libro y una foto del autor.

Una canción de cumbia y un cuadro de Monet, una canción de Brahms, pero también una de Máximo Damián, este es el universo poético en el que nos sumerge el poemario “Apurímac Radio Poder” de Álvaro Cortés Montufar.

Publicado en los últimos días, en Arequipa, el libro nos presenta una serie de metáforas y de figuras poéticas que voltean la vista nuevamente hacia nuestro Perú. Con un tono sencillo, claro y reflexivo, a través de sus 83 páginas y publicado por la editorial La Chimba, la poesía de Montufar nos inyecta nuevamente el espíritu de denuncia social y de protesta que tanto trabajaron los poetas peruanos de corte social en las décadas anteriores.

Al igual que ellos, trata de mostrar una mirada reflexiva sobre nuestro país, pero lo hace desde la actualidad, pues aborda temas de gran vigencia como la migración, el mestizaje cultural, el impacto de las nuevas tecnologías en la sociedad, y la construcción de la identidad. Todo enfocado desde una óptica simple, pero bastante bella: la cotidianeidad.

Montufar deja de lado los análisis y las teorías centradas en la historia y en los estudios sociales y se centra en el presente, en la actividad diaria de las personas de “a pie”. Pues son ellas las que viven y enrumban el curso de la historia sociopolítica de nuestro país. El poeta entiende que, lo que la academia olvida, es que la motivación de las personas muchas veces es mucha más simple y sencilla de lo que los críticos piensan: la lucha por salir adelante.

Esta cotidianeidad sumada a la fuerza expresiva que el poeta encuentra en el lenguaje dan como resultado una fórmula perfecta para que el escritor logre comunicar lo que piensa y siente. Todo a través de un tono testimonial que se nos presenta acompañado de un lenguaje poético. Así, el yo lírico aparece para contar cómo ve las cosas a su alrededor. Su poesía es al mismo tiempo un testimonio a través del que vemos, por ejemplo, a personajes como “la señora Marta Vilca que es de Moquegua pero prepara los mejores chicharrones cusqueños en Arequipa”, o a “Natividad Monzón que ha preparado harta chicha para los peregrinos”, o a “un hombre en silla de ruedas vendiendo caramelos”.

Con un título que pone de manifiesto la postura del poeta, “Apurímac Radio Poder” busca despertar una conciencia crítica en los lectores, a quienes ve como su fin último. El título del libro, por ejemplo, busca capturar la atención en el poder democratizador de la radio que, a diferencia de los libros, llega a todos los ciudadanos y en todos los rincones del país (sin importar que estos puedan leer o no). Muestra clara de la intención del texto por poder llegar a más personas.

Además de lo dicho, el libro culmina con un pequeño ensayo final de mano del propio escritor que, en realidad, es una especie de manifiesto: La belleza como respuesta. Aquí el vate aclara que su texto no es un ideario político, ni una apología a la revolución. Mas si un reclamo a los poetas latinoamericanos para asumir un compromiso histórico que permita, a través de la poesía, combatir la hegemonía ideológica en la que muchas veces nos vemos encasillados y que mutila todo un conjunto de ideas y voces que también merecen ser escuchadas.

Por todas las razones anteriores, Apurímac Radio Poder es un texto de lectura necesario en estos tiempos en los que las cosas han cambiado y en los que encontrarnos y entendernos es cada vez más difícil. Una bonita radiografía de la actualidad, de nuestra sociedad e incluso de nosotros mismos.

Artículo escrito por Johan Cano Valencia, Licenciado en Literatura y Lingüística, editor de la sección cultural de HBA, reportero y profesor de secundaria.