CULTURA. ¡Feliz cumpleaños, Harrison Ford! (Por Fernando Taco)

0
596

Antes de pilotar el Halcón Milenario a lo largo del universo o ser un arqueólogo ensombrerado en busca de aventuras por el mundo entero o ser un policía del futuro, Harrison Ford fue un carpintero.

Él nació en Chicago un 13 de julio de 1942. Su madre fue Dorothy Nidelman, una actriz de radio que dedicaba más tiempo a la actuación que al hogar, y su padre fue Christopher Ford, director de publicidad y, en ocasiones, actor de radio también. Ambos, criaron a Harrison y a su hermano Terence en el seno de una familia de clase media, sin muchos lujos, pero con algunas modestas comodidades.

Harry, como lo llaman sus amigos, luego de acabar la escuela secundaria estudió Literatura Inglesa y Filosofía. En el tercer año, se apuntó a clases de arte dramático, sin saber que esa decisión cambiaría su vida. Harry no tardaría en descubrir a qué quiere dedicarse, pues quedó plenamente enamorado del teatro. Como un amante decidido, no espera y toma su decisión. Sabe que si quiere ser actor no lo logrará en Wisconsin. Por ese motivo, parte cuanto antes a la tierra de las estrellas: Hollywood.

Cuando por fin se encuentra en California, tiene muchos inconvenientes para poder conseguir algún papel en que actuar, parece que no tuvo en cuenta la dificultad que le esperaba. Sin embargo, persiste, consigue su primera aparición en la pantalla grande con una cinta llamada “Ladrón y amante”. Pero fue recién con “La cabalgada de los malditos” (1967) que logra que su nombre se muestre en el filme como parte del reparto. Consigue participar en algunas películas más, pero no el dinero que ganaba no era suficiente para mantener a su familia (ya en ese entonces estaba casado con Mary Marquardt y en espera del nacimiento de un hijo). Harry busca una nueva fuente de ganancia, cambia las tablas del escenario por las tablas de los muebles, es decir, Harry decidió convertirse en carpintero.

Paradójicamente, con su nuevo trabajo, Ford termina por laborar en estudios de grabación. Con este oficio, el todavía naciente actor se vuelve amigo de Fred Ross, director del reparto de la Universal, y este último, sería el que le presentaría a un, por entonces, desconocido realizador: George Lucas.

Más adelante, Lucas le propondría hacer el papel de Bob Falfa en American Graffiti (1973), Harrison acepta. Y a pesar de la gran recaudación que logra la película, el salario sigue siendo insuficiente para mantener a su familia. Continúa con el empleo de carpintero y con algunos papeles pequeños. Es luego cuando llega su gran oportunidad.

En 1976, es contratado para hacer el papel de Han Solo en La guerra de las galaxias. La primera entrega de la saga Star Wars se convierte en un éxito. Es entonces que, tras recibir un sueldo de 650.000 dólares, se dedica por completo a la actuación.

Luego de eso, su carrera como actor solo conoce el acenso. Sus papeles en las dos siguientes entregas de Star Wars: El imperio Contraataca (1980) y El retorno del Jedi (1983) consolidarían su fama al punto que, incluso treinta años después, interpreta volvería a su preciado papel de Han Solo en El despertar de la Fuerza (2015). Además de participar en la legendaria saga de Star Wars, actuó también en la saga de culto: Indiana Jones, interpretando al protagonista que da título a la serie de filmes. Logro aparte fue Blade Runner, película que es indispensable para cualquier amante del cine.

Sin duda, Harrison Ford es uno de los actores que, gracias a su increíble talento y persistencia, ha logrado posicionarse como uno de los actores más afamados de todos los tiempos.

Por todo ese esfuerzo, solo nos resta decir “Feliz cumpleaños, Harrison Ford, que la fuerza te siga acompañando”.