CULTURA. En memoria de Arturo “Zambo” Cavero (Por Raysa Ugarte)

0
277

Arturo Cavero Velázquez, más conocido como el “Zambo” Cavero (apodo que le dio el periodista de espectáculos Guido Monteverde), nació el 29 de noviembre de 1940, en un callejón muy conocido como La Banderita Blanca. Fruto de un humilde matrimonio, Juan Cavero (huaralino) y Digna Velázquez (cañetana), quien fue la guía en su vida artística.

Su debut en la música comienza a los 16 años, cuando aprende a tocar instrumentos de percusión (cajón, batería, bombo, entre otros) con Juan Criado “el arquero cantor”, llamado así por ser jugador en el fenecido club de fútbol, Sportivo Unión en Lima; al mismo tiempo siendo compositor y cantautor. Y así empezó a ganarse la vida tocando y cantando en la orquesta “Capri” y por mucho tiempo para los “Camagueyanos”. Sus primeras presentaciones fueron en el bar “Negro-negro”, situado en el sótano de la Plaza San Martín. Al mismo tiempo Cavero no dejó de estudiar, hasta lograr tener su licenciatura en Educación.

En las décadas de los ’60 y ’70, Arturo conoce a “La primera guitarra del Perú”, Óscar Avilés, con quien compartió escenario interpretando las exitosas canciones del compositor Augusto Polo Campos, como: “Y se llama Perú”, “Contigo Perú”, “Siempre juntos”, “Mueve tu cucú”, entre otros. Siendo así, el más grande dúo criollo que representó al país.
El 3 de junio de 1987, El “Zambo” junto a Óscar Avilés, Luis Abanto Morales, Jesús Vásquez y Augusto Polo Campos, fueron declarados por la OEA (Organización de los Estados Americanos) como Patrimonio Artístico de América. Como lo dijo el secretario general de la OEA, Joao Clemente Baena Soares: “Por sus excepcionales méritos y relevante acción a favor de la música de las Américas”.

Sin embargo, echó de menos la Educación, en 1990 se dedicó hacer su maestría en Docencia Universitaria, en la Universidad Federico Villareal. Ese año conoció a la mujer de su vida, María Eusebia Casas Bazo, con quien estuvo más de 10 años.

En 1991 el dueto criollo toma un receso y el ‘98 retornan cautivando nuevamente al pueblo peruano. No obstante, el 2001, Cavero sorprendió al Perú en un spot publicitario esta vez no con la primera guitarra del Perú, sino con otro amigo suyo, Alan García (ex presidente de la República), apoyándolo en la campaña presidencial.

El “Zambo” no se retiró de la música hasta el 27 de julio del 2009, que fue su última presentación en San Martín de Porres (Lima). El 5 de octubre fue internado a cuidados intensivos en el Hospital Edgardo Rebagliati, debido a los grandes problemas que había causado su obesidad como septicemia (grave infección que daña los órganos internos), deterioro de pulmones, hígado y riñones, hipertensión, diabetes y encefalopatía.

Lastimosamente nos dejó, a las 12:55 p.m. el 9 de octubre del 2009, a los 68 años por una falla orgánica multisistémica. Ese día el Perú se quedó sin voz, fue declarado duelo nacional por el ex presidente de la República Alan García, colega y admirador. Sus restos serían velados en el Museo Nacional, en San Borja. Y sepultado en el cementerio Jardines de la Paz, en La Molina.

Ya han pasado 8 años de su muerte, pero cada año se añora al “Zambo”. Se fue en el mes de la música Criolla y del Cristo Morado. Descanse en paz Don Arturo.