CULTURA. Descubriendo a Picasso (Por Valeria Álvarez)

0
174

Su lienzo era su diario. Su apetito por la invención era insaciable, así como también su apetito por las mujeres. Pablo Ruiz Picasso, pintor y escultor español, creador, junto con Georges Braque, del “cubismo”, Movimiento artístico europeo de principios del siglo xx, caracterizado por la descomposición de la realidad en figuras geométricas.

Nació el 25 de octubre de 1881 en el n°36 de la plaza de la Merced de Málaga, España. Primogénito de José Ruiz Blasco, pintor vasco, profesor de dibujo en la Escuela Provincial de Artes y Oficios, conocida como escuela San Telmo y María Picasso López, una modesta mujer. Durante su infancia hubo dificultades económicas en la familia y una estrecha relación entre padre e hijo, que ambos cultivaban con devoción. En la escuela era muy inquieto y distraído, pero siempre resaltó su habilidad en el dibujo, habilidad que su padre estimulaba.

En 1891 la familia se traslada a La Coruña por el trabajo de su padre. Pablo inicia sus ensayos pictóricos, y tres años más tarde su progenitor y primer maestro le cede sus propios pinceles y caballetes, admirado ante el talento de su hijo. En 1895, Ruiz Blasco obtiene un puesto docente en la Escola d’Arts i Oficis de la Llotja de Barcelona. Pablo resuelve en un día los ejercicios de examen previstos para un mes, y es admitido en la escuela. En 1896, con sólo quince años, instala su primer taller en la calle de la Plata de la Ciudad Condal.

Dos años más tarde obtiene una mención honorífica en la gran exposición de Madrid por su obra Ciencia y caridad, todavía de un realismo académico, en la que el padre ha servido de modelo para la figura de un médico. Hasta el año 1898 utilizó los apellidos paterno y materno para firmar sus trabajos, pero desde 1901 firmó solo con el apellido de la madre.

Fue en Barcelona donde empezó a alejarse de los clásicos métodos tradicionales en los que había sido educado hacia un enfoque experimental e innovador. Más tarde explicaría sus éxitos con la siguiente frase: “cuando yo era niño, mi madre me dijo: ‘Si te haces soldado, serás un general. Si te conviertes en monje terminarás de Papa.” En lugar de eso se convirtió en un pintor y terminó como Picasso.

Con los avances de Picasso en la pintura le llegaría el momento de abandonar España, poco después del cambio de siglo. París le esperaba y el comienzo de lo que se conoce como su época azul. Periodo que es llamado así pues en sus pinturas utiliza casi exclusivamente este color para representar su profunda depresión por la muerte de un amigo cercano, Carlos Casagemas. Sólo su historia de amor con la modelo Fernande Olivier fue capaz de hacerle superar este oscuro capítulo de su vida, con esta relación Picasso cambió su paleta hacia tonos rosas y rojos; los años 1904 y 1905 se conocen, (su periodo rosa). Sus temas se centraron en el mundo del circo, creando obras acerca de este ambiente, de aquí destaca la Familia de acróbatas. En 1904 se establece definitivamente en París. Pese a que había pasado gran parte de su vida en Francia, nunca dejó de lado a su amada España y esto se puede ver reflejado en sus obras.

Como mencioné anteriormente el cubismo de Picasso es su estilo más conocido. Les Demoiselles d’Avignon (Las señoritas de Avignon), que representa a cinco prostitutas desnudas, inició este nuevo período. En pocas palabras, este nuevo concepto artístico intentó desafiar las normas de copiar la naturaleza exactamente sobre el lienzo. Muchas de las pinturas más famosas de Picasso se originan a partir de esta época.

Después de una breve aventura con el clasicismo durante la Primera Guerra Mundial, Picasso adoptó un nuevo estilo en su arte a partir de 1927 conocido como Surrealismo, sucesor natural del cubismo. A finales de abril de 1937, el mundo se conmocionó con la noticia del bombardeo de la ciudad de Guernica, España, un ataque a un objetivo civil cuya única meta era la práctica de nuevos métodos de bombardeo de saturación, a cargo de la Luftwaffe nazi. Picasso respondió a esta acción con la creación de una gran pintura antibelicista que se ha convertido en un símbolo internacional: El Guernica.

Durante la 2ª Guerra Mundial Picasso vivió en París, donde volcó sus energías sobre el arte de la cerámica. Desde 1947 hasta 1950, exploró nuevos métodos en la realización de litografías. Durante este tiempo se implicó públicamente en política, también se unió al Partido Comunista, y sus vínculos políticos hicieron que deje de lado su arte.

Finalmente, muere el 8 de abril de 1973 en Mougins, Francia, a la edad de 91 años, luego de una vida dedicada incesantemente a la pintura y al amor.