CULTURA. Dámaso Pérez Prado, el rey del mambo

0
250

Un día como hoy falleció el autor de las célebres piezas “Qué rico mambo” y “Mambo No.5”. Extraordinarias composiciones que lanzaron a la fama a uno de los músicos más prolíficos del género, a nuestro querido Dámaso Pérez Prado, a nuestro querido ‘Car’efoca.

Dámaso nació en Matanzas, Cuba, el 11 de diciembre de 1916. Desde pequeño mostró gran destreza con el piano. Por tal motivo, en poco tiempo dejó impresionado con su habilidad a Rafael Somavilla, talentoso músico y su maestro en este instrumento.

Ya de joven, Damáso, comienza a tocar en cabarets. El público lo aclama y lo afama. Pronto, la orquesta más conocida de Cuba, Casino de la Playa, lo llama. Es entonces cuando en 1947 graba “Qué rico mambo”. A consecuencia del éxito parte de gira a Argentina y Venezuela. Dámaso se convierte en una celebridad internacional.

En 1949, Dámaso viaja a México, donde el artista tiene una racha de diversas composiciones, las más conocidas son el “Mambo Nº 5” y el “Mambo Nº 8”.

Dámaso, además, colaboró con otros artistas como Federico Fellini, cineasta italiano, que utilizó la pieza musical “Patricia” en el filme “La dolce vita”, película presentada en el Festival de Cannes, ganadora de La Palma de Oro y de Premios Óscar.

Antes de morir, Dámaso Pérez Prado pasó un año hospitalizado a causa de un derrame cerebral. Desahuciado por los médicos, fue trasladado a su hogar donde fallece en 1989 a causa de un paro cardíaco.

Sin duda, Dámaso es y será recordado como uno de los más grandes compositores de la historia, como un grandioso músico regalador de “ritmos”, de bailes y felicidad. Nadie olvidará a “El Rey del Mambo” (‘Car’efoca, para los amigos) y nadie se resistirá a tararear o moverse escuchando alguna de sus canciones. Hasta siempre, Dámaso.